RESACA

DE TITO ASOREY Y ANA CARREIRA

ILMAQUINARIO TEATRO

ESTRENADO EL 26 DE ENERO DE 2017

 

Resaca es el tercer montaje de ilMaquinario Teatro, después del éxito de El Hombre Almohada (2012) y Perplejo (2014). Tras estos dos espectáculos creados a partir de obras de autores extranjeros, la compañía quiso apostar por una dramaturgia de creación colectiva cercana a las premisas del teatro documental. Fue estrenada en gallego en Enero de 2017 en el Auditorio Municipal de Ourense. La versión en castellano fue estrenada en Donosti en el marco de la Feria de Teatro de Euskadi (DFERIA). En Mayo de 2017 se estrena a nivel internacional en el festival CHANTIERS D ´EUROPE en el THÉÂTRE DES ABBESSES de París. 

Resaca es un espectáculo multidicisciplinar en el que el teatro conversa con la poesía, la narración oral y la música en directo para tratar de recomponer la historia de vida de Álex, una persona común que de alguna manera resume y simboliza el sentir de una generación que continúa buscando su lugar en un mundo que se encuentra en proceso constante de transformación y crisis.

Resaca es el resultado de un trabajo documental sobre la memoria familiar y afectiva de todos los miembros de ilMaquinario Teatro,a traves de su relación con una persona recientemente desaparecida. La reflexión sobre su pérdida activa su necesidad de salvaguardar la memoria común frente al vértigo cotidiano que nos empuja hacia delante sin tener en cuenta la importancia del pasado. Quizás no exista mejor momento que el de ahora para hablar de alguien a través de quien reconocernos con todos nuestros miedos, deseos, dudas, alegrías y miserias. 

Resaca juega con los mecanismos del teatro documental ofreciendo un espectáculo vital en el que los intérpretes intentan comprenderse leyendo, cantando, riéndose, escuchando, bailando y respirando la vida de las personas que nos habitan y que ya no están entre nosotros. Un viaje en el que el espectador transitará por los territorios de la ternura, la comicidad, la reflexión y la emoción de la mano de cinco intérpretes que hacen de sus propias vidas materia escénica